Citizens Reserve, está construyendo una plataforma de cadena de suministro sobre tecnología blockchain

Estanterías multitudinarias dentro de una gran fábrica.

Citizens Reserve , una empresa nueva del Área de la Bahía, tiene como objetivo principal el digitalizar la cadena de suministro. El otoño pasado, la compañía lanzó la versión Alpha de Suku , una cadena de suministro como plataforma de servicio basada en una cadena de bloques. Hoy, anunció una asociación con Smartrac, un fabricante de etiquetas RFID, con sede en Ámsterdam, como pieza clave de identidad para la plataforma.

Las empresas utilizan RFID para rastrear los productos desde el campo o la fábrica hasta el mercado. Eric Piscini, CEO de Citizens dice que esta asociación ayuda a resolver un apartado crucial de digitalización de la cadena de suministro. Proporciona una forma de rastrear los productos en su viaje al mercado y garantizar su procedencia, ya sea para asegurarse de que no se explotó la mano de obra en la producción o bien, para asegurarse de que se mantuvieron los estándares ambientales o de que los productos se almacenaron en las condiciones adecuadas para garantizar su frescura.

Uno de los grandes problemas en el seguimiento y rastreo de la cadena de suministro es simplemente identificar un producto dentro del universo de elementos en movimiento alrededor de todo el mundo en un momento dado. El etiquetado RFID proporciona una forma de dar a cada uno de estos elementos una identidad digital, que se puede colocar dentro de una cadena de bloques o blockchain para ayudar a prevenir el fraude. Una vez que se posee una identidad digital irrefutable, se resuelve un gran problema en torno a la digitalización de una cadena de suministro.

Esto es parte de un esfuerzo más amplio, enfocado en mover toda la cadena de suministro al reino digital mediante la construcción de una plataforma sobre la tecnología blockchain. Esto no solo proporciona un registro digital irrefutable y rastreable, sino que también puede tener todo tipo de beneficios adicionales, como la reducción de robos y fraudes, y garantizar la procedencia.

Hay muchas partes involucradas en este proceso, desde agricultores y fabricantes hasta autoridades de aduanas, compañías de transporte y contenedores, y las compañías de logística que mueven los productos al mercado, hasta las tiendas que venden los productos. Conseguir que todas las partes involucradas en la cadena de suministro pasen a una solución de blockchain sigue siendo un gran desafío.

La compañía también está trabajando en otras asociaciones para ayudar a resolver otros problemas como la gestión de almacenes y la logística.

La compañía cuenta actualmente con 11 empleados en Los Gatos, California; y ha recaudado 11 millones de dólares, según Piscini.


Fuente: Techcrunch